Decía George Bernard Shaw que “donde la igualdad no se discute, allí también hay subordinación”. Inmersos en un doble proceso electoral en Castilla-La Mancha – tanto a nivel nacional, como a nivel universitario- el debate en relación con la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres se convierte en un debate obligatorio.

elisa_perez
Elisa Pérez Vera, primera rectora en España en la UNED / Fuente: El País

Actualmente las mujeres ocupan un 13% de los altos cargos en España, la diferencia porcentual entre mujer y hombre se achaca en mayor medida a las empresas privadas que a las públicas. Sin embargo, los porcentajes dentro de las instituciones públicas siguen siendo discutibles. En esta ocasión nos vamos a centrar en lo público. La Universidad de Castilla- La Mancha (UCLM) nos servirá como gancho para dibujar la situación que se da en la mayoría de universidades públicas españolas.

El máximo cargo de una Universidad es el rector, el cual se elige por medio de elecciones en las que votan alumnos, profesores y personal administrativo. Hace 33 años que, por primera vez, una mujer accedió a rectora en la UNED. Actualmente de 50 universidades públicas en España, sólo hay 2 mujeres a la cabeza en Granada y Málaga. En el caso de la UCLM nunca ha habido una mujer rectora. Cierto es que se trata de una universidad muy joven en comparación con las restantes.

El rector elige por libre designación al equipo de gobierno principal: secretario general, número 2 después del rector; gerente, encargado de asuntos económicos; y vicerrectores, encargados de asuntos académicos en cada una de las diferentes áreas. Estos, al igual que el rector, eligen por libre designación al equipo que trabajará con ellos en la correspondiente candidatura. Aunque son los puestos referidos los que constituyen las caras más visibles en el vértice piramidal de la Universidad. En el siguiente esquema se muestran quienes ocupan actualmente en la UCLM los puestos especificados.

 

Captura de pantalla 2015-12-16 a las 12.02.52
Equipo de Gobierno elegido por el rector en la UCLM / Fuente: Cristina Pérez

 

Fátima Guadamilla, María Ángeles Zurilla y Beatriz Cabañas son las mujeres que ocupan actualmente un alto cargo con visibilidad dentro de la UCLM. Las tres se sienten afortunadas por haber vivido unas circunstancias personales que les han permitido escalar en la carrera académica. Beatriz destaca la flexibilidad de horarios de la Universidad, así como el hecho de vivir en una ciudad pequeña, Ciudad Real. María Ángeles, por su parte, se pregunta si hubiera podido desempeñar su actual puesto si sus hijos hubieran sido más pequeños y Fátima se enorgullece de su marido, “la pareja con la que estés puede ser un impulso importante para aceptar ese cargo”, advierte.

“Llevo en la UCLM 26 años, cuando no había tanta concienciación como hoy, y en ningún momento he tenido ninguna traba por el hecho de ser mujer”, confiesa María Ángeles. Todas coinciden en que dentro de la Universidad no han sentido falta de paridad. Afirman que el rector elige por un criterio de mérito, el currículum que más se adapte al puesto correspondiente. Llama la atención que dentro del equipo de gobierno elegido por el rector haya 3 mujeres de 10 puestos. María Ángeles declara “hay muchas mujeres en la UCLM y muy válidas, eso habría que preguntarle al rector; 3 de 8 vicerrectores no está mal; aunque todo es mejorable”. “Somos pocas y tenemos que aportar mucho en los equipos de dirección”, opina Beatriz. El rector, debido a ocupación, no ha accedido a realizar una entrevista.

 

Beatriz-Cabañas-h-junio-2012-1
Beatriz Cabañas, Vicerrectora de Estudiantes en la UCLM / Fuente: Infocampus

 

Cuotas vs. mérito

Muchas mujeres ven truncada su trayectoria profesional debido a un rol que todavía persiste, la mujer ligada a los trabajos domésticos y a los cuidados de menores y mayores –lo que se ha venido a llamar efecto sándwich– . “A la hora de presentarse a una cátedra no se considera el sexo, ni la situación familiar” afirma Pedro Antonio Carrión, vicerrector de transferencia y relaciones con empresas. ¿Entonces no se debería contemplar ese hándicap para partir de una verdadera igualdad? ¿Debería haber cuotas en la elección de cargos directivos dentro de la UCLM?

“Hay 3 mujeres pero podría ser que hubiera más mujeres que hombres; o sea tiene que ser de una manera natural, lo que corresponda”, opina Fátima que no es partidaria de un sistema de cuotas y que le parece “hasta humillante”. “En mi experiencia, es que todo eso se vence con suficiente carácter”, opina. Pedro Antonio, sin embargo, considera que “las cuotas no tienen que ser el fin, si no el medio para que al final podamos hablar de personas”, aunque no las cree necesarias dentro de la UCLM donde dice haber una “igualdad constatada”. “En los puestos de confianza además del currículum, hay una cuestión de afinidad y confianza”, declara también el vicerrector.

 

igualdad no es lo mismo que justicia
Igualdad vs. Justicia / Fuente: Facebook

 

Beatriz confiesa que las cuotas han sido necesarias para poner a las mujeres en valor, “si no nos permiten estar pues a lo mejor no nos ven. Creo que a las personas se las tiene que evaluar por su valía profesional, pero creo que tenemos que tener las mismas condiciones de partida”.

Maria José Romero, vicedecana en la UCLM experta en materia de mujer y mercado laboral, añade que “la cuota es introducir el elemento de obligatoriedad y eso puede ser contraproducente” y cree más importante “el elemento de voluntariedad”. Además reseña que el implante de cuotas no es una cuestión de la universidad, si no de la aplicación de una política estatal.

Ella enfoca el problema sobre todo en la empresa privada. “El hecho biológico de ser madre y de ser padre, legalmente te condiciona con una discriminación. Y eso arranca en el seno de la empresa privada, no de la empresa pública porque nos consta que los funcionarios, el personal laboral de las administraciones, afortunadamente son los que disfrutan del derecho de paternidad”, defiende.

 

12371068_563212113845111_5064772938333515869_o
Pedro Antonio Carrión, Vicerrector de Transferencia y Relaciones con Empresas / Foto: Cristina Pérez

 

Crisis genérica

En 2007 se implantó la ‘Ley de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres’ (LOI) El contexto de crisis que ha estado atravesando España y la aplicación de políticas de austeridad ha dado lugar a un retroceso en la implantación de la misma. “En los anteriores gobiernos el número de vicerrectorados era superior y por tanto había mayor número de vicerrectoras […] es cuestión de presupuestos, nosotros no tenemos la llave” afirma María José.

Las cuotas no se presentan como la única solución para que la mujer tenga mayor accesibilidad para acceder a los altos cargos y, por lo tanto, visibilidad. Se trata de implantar políticas que permitan conciliar la vida profesional con la personal para aquellas mujeres cuya situación personal no es extrapolable a la que han podido tener Beatriz, Fátima o María Ángeles. “Los poderes públicos tienen que fomentar políticas que permitan que el hecho de contraer matrimonio o vivir en pareja y tener hijos no sea un freno al desarrollo de la carrera profesional como ha ocurrido hasta ahora”, defiende la vicerrectora de cultura.

Como nos cuenta María José, en países del norte de Europa las guarderías de 0 a 3 años son gratuitas. Otra de las medidas que incluía la LOI era la contemplación de las mujeres que se encargaban de familiares dependientes como cuidadoras profesionales, condición que se eliminó, como afirma María José, cuando “llegó el PP y eliminó la cotización, dejando fuera del mercado laboral a trabajadoras que podían tener una jubilación por el hecho de cuidar a su madre, lo cual es una discriminación brutal a mujeres que pertenecen a grupos subrepresentados”. María Ángeles afirma que en la UCLM tienen muy avanzado un plan de igualdad que todavía no ha salido a la luz. La vicerrectora pone de ejemplo los cursos de verano que se realizan para los hijos de los trabajadores de la universidad que duran hasta que llegan las vacaciones de los padres.

 

12375214_563212107178445_4427544372555512532_o
María José Romero, Vicedecana de la Facultad de RRLL y RRHH y experta en materia de mujer en relación con el mercado laboral / Foto: Cristina Pérez

 

La aspiración a altos cargos no es compatible con el rol de mujer implantado a nivel familiar y doméstico. “La gestión administrativa tiene una jornada durísima que tienes que compatibilizar con la docencia y la investigación. En muchas ocasiones pertenecer a un cargo de gestión puede favorecer o atrasar tu carrera profesional si no la tienes completada”, explica María José.

Pero no sólo es el tiempo el único obstáculo. En la carrera académica de una mujer para que esta se anime a ejercer un cargo de gestión, el mínimo reconocimiento añadido a la carga personal se mezclan dando lugar a un campo de minas. “Los complementos por gestión son altos, por tanto no es un elemento que te favorezca a aceptar esos cargos en la universidad. En los méritos profesionales de profesor, cátedra o titular la parcela de la gestión son 10 puntos, frente a la parcela de la investigación que son 45” Añade María José.

Los datos que mejor reflejan las palabras de la doctora, son los que corresponden a cargos directivos a los que los catedráticos han de presentarse voluntariamente. Es el caso de los cargos de decano o director de los equipos de centro de cada campus, donde una vez más, los hombres superan a las mujeres: 31 hombres frente a 9 mujeres. Puede que las cifras se expliquen con el conjunto de circunstancias expuestas.

Esta cadena de hechos deriva en un conocido concepto feminista: el techo de cristal. Fátima, la Vicerrectora de Relaciones Internacionales lo define como cargos que tradicionalmente han estado ocupados por hombres […] Nadie dice que no lo pueda ocupar una mujer, pero parece que el que tiene que estar ahí es un hombre”.

 

C3A2A450-C2FB-4329-A94EBB3D2B904D0F
Fátima Guadamilla, Vicerrectora de Relaciones Internacionales y Formación Permanente / Fuente: La Tribuna de Talavera

 

17% de catedráticas

Otra circunstancia que hace complicado que se visibilice a la mujer en los puestos de responsabilidad en el seno de la universidad es la preparación del doctorado. Para cualquier puesto de gestión es necesario que el profesor o profesora correspondiente se especialice en su rama. “Hay más graduadas que graduados, los mejores expedientes son de las chicas; sin embargo luego la pirámide va invirtiéndose cuando llega el doctorado, donde son más chicos que chicas. Mujeres catedráticas hay un 17% en toda la universidad españolas”, informa María Ángeles.

Ya queda como una fábula la tradicional historia de Concepción Arenal, la estudiante que supuestamente se vistió de hombre para estudiar derecho en la Universidad de Madrid. Lo que sí sabemos certeramente es que hasta 1910 las mujeres tenían que pedir que pedir una licencia especial para estudiar en la universidad. “Antes en una familia donde había chicos y chicas, tenían prioridad estudiar los hombres; se decía entonces que las chicas debían tener un buen marido”, recuerda el Vicerrector de Transferencia y Relaciones con Empresas. En cuestión de 30 años, cuando se derogó la norma, se pasó de 21 matriculadas a 2000. A día de hoy, según datos del Ministerio de Educación, en el curso 2014/2015 hay 54% de alumnas en toda España. En el caso de la UCLM encontramos porcentajes que corroboran la media nacional.

 

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 13.39.58
Datos en relación con los alumnos de la UCLM/ Fuente: UCLM

 

El número de alumnas supera al de alumnos pero ya antes de la llegada al doctorado, en el máster, las cifras se revierten y ellos le sacan una pizca de ventaja a ellas. Además, dependiendo de la rama, las cifras de mujeres u hombres varían según los roles establecidos, que todavía perduran generación tras generación.  “Sería importante profundizar en las tendencias y no quedarse en el número”, afirma la Vicerrectora de Estudiantes.

 

9DE1A3F6-FC5D-7A30-01BDAF1772F799EB
María Ángeles Zurilla, Vicerrectora de Cultura y Extensión Universitaria de la UCLM / Fuente: La Tribuna de Cuenca

 

Según María Ángeles los expedientes de las mujeres atisban un futuro próximo en el cual las cifras cambiarán. “¡Yo no lo veré, probablemente vosotras sí!, estoy convencida, puede que dentro de 20 años haya muchas más mujeres que hombres”, constata, “la idea es que poco a poco las mujeres vayamos alcanzando cuotas más importantes de responsabilidad”.

Quizá, como predice María Ángeles, dentro de 20 años encontremos más de dos rectoras en todo el panorama universitario público español. Igualdad es educación, por tanto, les concierne a las instituciones que se lucran con ello predicar con el ejemplo. En base a los candidatos presentados hasta el momento a las próximas elecciones para la siguiente legislatura de la UCLM –Miguel Ángel Collado y Francisco Quiles-, a esta universidad le quedan mínimo otros 4 años para tener una posible rectora a su cargo.

 

The following two tabs change content below.

Leave a Response