Desde que se iniciará en el mes de mayo a raíz de otra investigación la operación “convector” se ha convertido en la mayor trama de fraude en farmacias de nuestro país. La operación cuneta ya con más de 200 farmacias implicadas y un total de 50 millones facturados en el mercado ilegal, según los investigadores.

Fue en el mes de mayo cuando se inició la investigación tras la detención de una farmacéutica en la localidad de Palomar de Arroyos (Teruel) cuando se inició la operación Convector. De la investigación Pharmakon, dentro de la que se realiza esta detención, que investigaba a todas las farmacias de Aragón a petición del Gobierno de la Comunidad se destapa un entramado que supera los niveles autonómicos.

El juez de instrucción número tres y el capitán de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Aragón son los encargados de esta operación en la que ya están implicados cinco almacenes mayoristas de distribución. La actividad de estas farmacias se basa en vender productos subvencionados en mercados ilegales y en otros países europeos donde los medicamentos pueden alcanzar grandes beneficios.

La operación Convector surgió de otra investigación de farmacias fraudulentas en Aragón

A finales del mes de octubre la operación ya contaba con 30 personas detenidas, cinco almacenes precintados y cinco farmacias cerradas. Pocos días después la Guardia Civil efectuaba seis nuevas detenciones tras realizar nuevos registros, esta vez las detenciones se llevaban a cabo en Sevilla, Alicante, Pamplona y Cuenca. En Sevilla se cerró otro almacén mientras que en Alicante y Cuenca se precintaron varios locales de farmacia. Además de cesar la actividad de estos establecimientos la Guardia Civil detuvo a todos los titulares de las farmacias y a los empleados del almacén, todos quedarían en libertad días después.

Desde que iniciara la investigación el juez Jerónimo Cano son ya siete las distribuidoras y 200 farmacias implicadas y ha imputado a un total de 40 personas en toda España y ha dictado prisión para el empresario sevillano José Luís Miranda, que figuraba como titular de tres farmacias registradas en la operación. El levantamiento parcial del secreto de sumario señala al almacén granadino Mateprix como el “almacén pantalla” y a Gonzalo Julve de la Iglesia, comercial de la industria Alliance Healthcarem, como uno de los cerebros de esta operación ilegal, aunque se cree que aún existen miembros de la organización que están por encima de él.

Funcionamiento de la trama

El funcionamiento legal de la venta de medicamentos sería que el fabricante del mismo lo vendiese o bien a precio intervenido a las farmacias españolas bajo el precio fijado por el Gobierno, o en otros mercados europeos (Reino Unido, Dinamarca, Holanda, Alemania) donde el precio es más caro. Las grandes distribuidoras que compran el fármaco a precio reducido solo pueden venderlos a farmacias que por ley sólo pueden venderlos a los pacientes ya sea con receta o sin receta.

La venta ilegal de los fármacos se produciría en el momento en el que las grandes distribuidoras compran a las farmacias los medicamentos y los exportan o venden a otras distribuidoras fuera del mercado español a precios no intervenidos. Para evitar ser detectados a veces colocaban los medicamentos como productos de parafarmcia para obtener beneficios del IVA, firmaban falsas devoluciones e incluso no ocultaban la venta ilegal para que solo suponga una sanción administrativa.

Estas actuaciones están penadas según lo tipificado en la Ley 10/2013, por la que se incorporan al ordenamiento jurídico español directivas europeas, y se modifica la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. En ella se recoge como sanción grave el «realizar, por parte de las oficinas de farmacia, actividades de distribución de medicamentos a otras oficinas de farmacia, almacenes mayoristas autorizados, u otras entidades, centros o personas físicas sin autorización para la actividad de distribución o bien la realización de envíos de medicamentos fuera del territorio nacional».

Según el secreto de sumario de la investigación los implicados se enfrentarían a cinco delitos; contra la salud pública, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, falsedad documental, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal.
Los medicamentos con los que más ha operado la trama son antiepilécticos, inmunosupresores y fármacos para el cáncer entre otros, lo que ha supuesto y desabastecimiento de estos fármacos con el caos que ello conlleva.

Caso Convector en Castilla-La Mancha

Hasta el momento en nuestra región solo hay una botica de la provincia de Cuenca precintada por esta operación. Su propietario fue detenido y puesto en libertad pocas horas después. Desde los organismos relacionados con la industria farmacéutica conquense no quieren pronunciarse a cerca de este tema, la investigación de la venta fraudulenta aún sigue abierta. Varios farmacéuticos de la capital conquense creen que las operaciones Pharmakon, Convector y la reciente Noisa “ponen seriamente en peligro el enfoque negativo que la sociedad puede percibir de la profesión farmacéutica y de todo su entorno”.

The following two tabs change content below.

Leave a Response