Si hay un político que destaque por su cercanía al ciudadano, y por hablar sinceramente, es el alcalde de Cuenca, Juan Ávila. En la entrevista realizada el 9 de mayo de 2013, se trataron todo tipo de temas que afectan a la vida diaria de los españoles, y más en concreto, de los conquenses. Economía, paro, política, desahucios y la propia ciudad de Cuenca son algunos de los conceptos más importantes que se abordaron y que el alcalde respondió sin tapujos.

Pregunta: ¿Cómo empezó en su carrera política?

Respuesta: Digamos que mi llegada a la política es en el año 2001, en concreto en el mes de septiembre cuando me llaman a mi anterior trabajo. Estaba de asesor en el Defensor del Pueblo, y el gobierno de Castilla–La Mancha que entonces presidía José Bono, me ofrece la posibilidad de ser delegado de la Consejería de Bienestar Social en la provincia de Cuenca y dije que sí. Tenía 34 años y acepté por dos razones: la primera porque de una manera inesperada puedo volver a Cuenca, mi ciudad donde vive mi familia y donde nací, y en segundo lugar porque tengo la oportunidad de estar en política que siempre me apetecía.

P: ¿Cuáles son las medidas que desde que llegó a la alcaldía se han implementado?

R: Fundamentalmente cuando llegué a la alcaldía como me encontré un ayuntamiento arruinado, lo primero que había que hacer era tomar medidas para frenar esa sangría de recursos que nos llevaba al colapso de una manera rapidísima y poner orden en el ayuntamiento desde el punto de vista económico. En la legislatura pasada el ayuntamiento de Cuenca gastó casi 40 millones de euros más de los que ingresó. Eso en 4 años. Ese es el panorama que nos encontramos, un déficit brutal. Pero además había que hacerlo sin despedir interinos y sin recortar en cuestiones esenciales como son servicios sociales. Porque creo que ya se han perdido suficientes empleos en España, en Castilla–La Mancha y sobre todo en Cuenca y creo que perder más empleo público en Cuenca en una ciudad en la que los empleos públicos son una parte muy importante de la población, sería echar todavía más piedras en el tejado de la ciudad, que bastantes tiene ya.

P: ¿Cuáles de las promesas que incorporó a su programa electoral no ha podido cumplir?

R: Hay muchas cosas que todavía no hemos hecho, desgraciadamente la situación es muy difícil y el día a día es durísimo. Hay que dar la cara cuando a la gente no les puedes pagar porque no hay dinero en el ayuntamiento hay dos formas de hacerlo, una es no pagarles y ocultarte y otra es no pagarles pero dando la cara y explicándoles cual es la situación. Nosotros hemos optado por la segunda. Y eso significa que hay que dedicarle mucho tiempo y mucha fuerza, o mejor dicho, muchas energías. Entonces hay muchas cosas que no hemos empezado todavía. Estamos haciendo y esto es una primicia, una revisión de autocrítica para ver qué cosas que no hemos empezado creemos que siendo realistas podemos empezar y terminar de aquí al final de la legislatura, qué cosas desde la experiencia y un planteamiento sincero, honesto y realista nos dicen que no vamos a poder siquiera iniciar y en tercer lugar qué cosas que no venían en el programa electoral pero la experiencia nos dice que si podríamos hacer para incorporarlas.

P: ¿Cómo se gobierna una provincia socialista de una comunidad gobernada por un partido político totalmente contrario como es el Partido Popular?

R: Desgraciadamente con muchas zancadillas por parte de la diputación y de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha porque no solamente no ayuda sino porque nos están poniendo todos los obstáculos que pueden. Esto es muy doloroso y grave porque en realidad quien acaba sufriendo esas zancadillas, quien acaba pagando ese castigo no soy yo como alcalde de Cuenca ni los concejales. Es toda la ciudad de Cuenca y eso me parece inadmisible. A mí por ejemplo me llama la atención la cortedad de miras del grupo popular en el ayuntamiento de Cuenca que en vez de plantear ante la diputación y la junta cuyos gobiernos son del partido popular la necesidad de al menos en algunas cosas, en las esenciales, apoyar a Cuenca, al revés, todo lo contrario.

P: ¿Cuál opina que es el causante principal de esta crisis que estamos viviendo?

R: Creo que fundamentalmente el que los mercados financieros a nivel mundial no tengan ningún tipo de regulación. Lo voy a decir de otra forma, pero voy a decir lo mismo: la avaricia. Yo puedo entender, no lo comparto, pero puedo entender que algunos seres humanos muy poderosos, los dueños del mundo, les mueva la avaricia. Lo que no entiendo es que democráticamente se les deje, y desde los diferentes poderes públicos, nacionales e internacionales no se ponga coto a esa avaricia porque yo soy de los que cree que la mejor forma que funcione una economía es una economía de mercado, pero una en la que haya unas normas, unas reglas, pocas y muy claras en las que se establezca límites al beneficio individual. ¿Cuáles son esos límites? El beneficio social, el beneficio de todos.

P: Si fuera presidente del gobierno, ¿qué medidas adoptaría para intentar solucionar la crisis y que no afecte como siempre hace, a los más pobres?

R: Lo primero es que yo no me veo como presidente del gobierno. En segundo lugar hoy en día dentro de la UE, un gobierno de un país, el que sea, desde luego un país como España tiene un margen de maniobra limitado. Creo que lo que debe de hacer un presidente de gobierno de España es a la hora de tomar decisiones de política económica pensar en las personas de España, y si se hiciera eso se vería que el primer objetivo de todos es disminuir el paro, crear empleo. Pero me da la sensación que este gobierno no tiene el paro como su principal objetivo a tenor de lo que se les escucha, hablan mucho de déficit público, de deuda pública, pero hablan poco de desempleo. A mí me llama poderosamente la atención que tanto en la UE, como en la Comisión Europea como el gobierno de España se fijen objetivos de reducción del déficit o la deuda en una serie de años. ¿Dónde está el objetivo más importante que es la reducción del paro en una serie de años? Por eso decía que hay que pensar más en las personas, en la gente corriente que somos la inmensa mayoría de personas que vivimos en un país. Creo sinceramente que una de las grandes cosas que hay que corregir desde ya es la deshumanización de la política.

P: ¿Cree que actualmente se miran los intereses del partido por encima de los problemas ciudadanos?

R: La política tiene que ser una actividad absolutamente humana. Si tiene sentido la política, si tiene sentido que haya personas trabajando en el mundo político es para conseguir el mayor bienestar de los demás, de los ciudadanos de una ciudad, de una comunidad autónoma o un país. Y lo que debe importarnos es los problemas de la gente y para mi es mucho más importante el problema del paro que el problema del déficit o la deuda pública. Claro que hay que tomar medidas para reducir el déficit o la deuda cuando son muy elevados, además soy economista y lo sé bien, hay que tener un equilibrio presupuestario y unas cuentas saneadas.Retour ligne automatique
Esto no lo digo yo, lo dicen grandes economistas, empezó diciéndolo Keynes en el siglo pasado y que por haberle hecho caso en aquel momento se pudo tener la recuperación económica y social más importante que ha tenido Europa jamás, y cuando más igualitariamente se ha crecido y hablo de los años que van del final de la II Guerra Mundial hasta los años 70. Lo que dice es que cuando un país tiene problemas no importa a corto y medio plazo tener déficit si a largo plazo ese déficit desaparece. A eso me refiero, a pensar en las personas. Yo no conozco a nadie que lo esté pasando mal o muy mal cada día de la semana y del mes por la deuda pública o el déficit. Lo están pasando mal porque no tienen trabajo y por eso reivindico una política humanista, que ponga por encima de cualquier cosa a las personas.

P: ¿El PSOE hizo bien en su día de negar la crisis cuando era evidente que se estaba en un proceso de recesión y, por tanto, no actuar a tiempo?

R: No. Fue un error, y en concreto de Zapatero. Se equivocó gravemente y las consecuencias no las está pagando solo el PSOE sino todo el país y esto hay que reconocerlo. Aunque la culpa de todo no la tiene Zapatero, lo digo porque ahora que ya no es presidente del gobierno pues le ataca todo el mundo, tanto desde dentro del PSOE como fuera, según Rajoy la culpa de todo la tiene Zapatero y es curioso que desde que gobierna Rajoy el paro crece más rápido que nunca pero en fin, sigue siendo herencia de Zapatero.

P: ¿Cuál debería ser el castigo que en su opinión, merece un político que haya robado al pueblo, como por ejemplo hoy Bárcenas o Luis Roldán en su día?

R: El máximo castigo que las leyes establezcan y desde luego la cárcel.

P: ¿Qué opina de la privatización de hospitales o la reducción de ayudas para la educación?

R: Estoy totalmente en contra. La sanidad y la educación son derechos básicos de los ciudadanos. Tiene que haber una educación pública, gratuita y de calidad para que todos tengamos la oportunidad de prosperar en la vida y la salud es algo fundamental para todos y se nos debe asegurar un sistema de salud pública, gratuita pagada por impuestos, nada de copagos, y universal y que vamos a estar exactamente igual de bien tratados si somos pobres que si somos ricos. Yo decía antes que la iniciativa privada es fundamental en nuestras sociedades pero no para todo. Para la sanidad, la educación, los servicios sociales no digo que no se permita. Hay hospitales y colegios privados y no me parece mal, si alguien quiere abrir un hospital o colegio privado está en su derecho de hacerlo, pero esos hospitales no deben recibir ningún dinero público, ese dinero debe ser para los colegios y hospitales públicos para que sean los mejores.

P: Desde que el PP ganó las elecciones hay numerosas promesas electorales incumplidas, como la subida del IVA, subida del IRPF, copago… ¿cuál es para usted la más importante y la que más importancia ha podido tener para la ciudadanía?

R: Desde que el PP ganó las elecciones generales y Rajoy es presidente del gobierno sinceramente no creo que haya incumplido muchas promesas, sino que las ha incumplido todas. La mayor de todas lo tengo claro, Rajoy le dijo a los españoles que si era presidente iba a acabar con el paro. Y ahora hay más parados que nunca y además el ritmo al que aumenta es mucho mayor que en los últimos meses de Zapatero. Rajoy hace una reforma laboral en lo que se estimula es el despido, no la contratación y con eso se dice todo.

P: ¿Qué le parece que El Día de Cuenca haya cerrado y, por consecuencia, la provincia se haya quedado sin prensa escrita?

R: Es una pérdida tremenda y que además se suma a otros medios que también han desaparecido en los últimos meses. Desapareció en su día La Tribuna, ahora El Día, también la única televisión local que había y de los medios de comunicación se ha despedido gente. Me parece que son pérdidas terribles porque a mayor pluralidad informativa mayor libertad. Solo queda la televisión de Cospedal.

P: ¿Se ha impulsado alguna iniciativa para la paralización de los desahucios en Cuenca?

R: Sí, nosotros desde el ayuntamiento hemos tomado alguna medida, en primer lugar desgraciadamente las viviendas municipales todas están ocupadas. En segundo lugar hemos abierto una oficina en los servicios sociales para dar asesoramiento a quien está amenazado por un desahucio. Nos hemos inscrito a un convenio entre la FEN, el gobierno y algunas instituciones financieras para que aquellas viviendas que se queden vacías por causas de desahucios ahora se dediquen mediante un alquiler social a acoger familias que se han quedado sin viviendas. Hemos tomado también medidas fiscales para que los conquenses que estén dispuestos a alquilar sus viviendas a un precio bajo para aquellos que no tienen casa, paguen menos impuestos municipales. Y, una cosa muy importante, queremos saber si hay viviendas de la Junta de Castilla–La Mancha en Cuenca que estén vacías, porque si es así lo que creemos que debe hacer la junta es ponerlas a disposición de gente que las necesita.

P: ¿Qué le parecen las declaraciones de Cristina Cifuentes en las que vincula la PAH con grupos terroristas?

R: Para utilizar un término educado, demencial. Yo creo que hay políticos que se ponen muy nerviosos y pierden los papeles cuando ven que la gente que tiene problemas como el gobierno no les da soluciones se quejan y protestan y lo hacen además quitando rarísimas ocasiones de manera pacífica. Y hay que aceptarlo con normalidad.

P: El cierre de las urgencias en los municipios afecta sobre todo a personas mayores que no pueden valerse por sí mismas, ¿qué piensa acerca de esta medida? ¿Qué otras alternativas cree que son viables y podrían sustituir a los recortes sanitarios?

R: Me parece inadmisible que se esté desmantelando el hospital Virgen de la Luz. Hay que ponerle fecha al reinicio de las obras del nuevo hospital de Cuenca, sé que las obras no pueden empezar mañana pero hay que ponerles fecha. Porque es un compromiso del anterior y el actual gobierno de Castilla–La Mancha con Cuenca. Cospedal cuando era candidata dijo que si ella salía presidenta, las obras del hospital iban a ir mucho más deprisa. Hay un edificio que costó mucho dinero, el Cuenca Cuatro, un centro de salud en el barrio de Villa Román que iba a albergar dependencias administrativas del Sescam pero lleva cerrado 2 años y se está deteriorando y habría que abrirlo. El cierre de las urgencias nocturnas en los municipios de la provincia me parece un tremendo error, es disminuir las posibilidades de atención sanitarias de una enfermedad grave de una serie de personas que parece ser que están condenadas a tener una peor vida si viven en un medio rural. En muchos pueblos se ha dado marcha atrás debido a alcaldías socialistas que han recurrido a los tribunales, es que es difícil de entender que iban a cerrar las urgencias para ahorrar un millón de euros cuando en el presupuesto del Sescam para publicidad había 3 millones de euros. Menos publicidad y propaganda y mantenemos abiertas las urgencias nocturnas.

P: Actualmente, ¿cree que las personas que votan, lo hacen con la confianza al 100% en su partido candidato?

R: El voto ahora es más importante que nunca, la gente es libre de ir o no a votar, y por supuesto, si va a votar es muy libre de votar a quien le dé la gana, porque con el voto se establecen esas mayorías que permiten hacer leyes que cambian el país para bien o para mal. Yo sé que hay mucha gente sobre todo joven que no van a votar porque piensan que su voto no vale para nada. Me gustaría decirles que vayan a votar, que su voto vale mucho, que a lo mejor en el pasado se hayan sentido decepcionados con esa confianza que a través de su voto le hayan entregado a un partido, les pediría que les pidan explicaciones a esa formación política, pero es que la única arma que tenemos los ciudadanos de defender nuestras condiciones de vida es con el voto. La gente que no tenemos dinero necesitamos de la política democrática para defendernos y a todos les diría que vayan a votar. Ahora se está retrocediendo muchísimo sobre todo en aquellas comunidades autónomas en las que el PP ganó en el año 2011, en Castilla – La Mancha el retroceso es brutal en sanidad, educación y servicios sociales.

P: ¿Cómo solucionaría la pérdida de credibilidad de los partidos?

R: No tengo una fórmula mágica pero creo que avanzaríamos en ganar credibilidad si los partidos fueran más democráticos, si a los cargos electos fuéramos capaces de estar más atentos a los ciudadanos que al jefe del partido. Los partidos tenemos que ser más transparentes en todo. Y cumpliendo todo lo que se compromete y si alguna cosa no se puede, pues comunicarlo y explicarlo a los ciudadanos.

P: Para terminar, en términos turísticos, véndame Cuenca. ¿Qué le gusta de Cuenca?

R: Sinceramente creo que vivir en una ciudad como Cuenca es un privilegio, porque es bellísima en un entorno bellísimo también. La calidad de vida a pesar de las dificultades es grande. Hay pocas ciudades en el mundo en las que salgas de tu casa, te pongas a andar unos minutos y ya estés en plena naturaleza. Es una ciudad que para quien no la conozca merece la pena que venga, la gente cuando viene a Cuenca le encanta, aparte de por la enorme belleza también gusta mucho por la hospitalidad de los conquenses. Es una ciudad además que ahora está mucho mejor comunicada que hace unos años, tenemos el AVE para ir a Valencia o Madrid, con el Alvia a Alicante… Yo creo que cuando las cosas mejoren Cuenca puede ser una ciudad muy atractiva para venir a vivir, teniendo un trabajo que lo puede hacer en Cuenca pero necesita irse uno o dos días a la semana a ciudades más grandes como Madrid. Yo nunca he creído que porque estuviera el AVE íbamos a llegar los 200.000 habitantes, ni mucho menos, pero sí que tiene oportunidades de crecer. Retour ligne automatique
Estoy pensando sobre todo en pymes y micropymes que tienen que ver con las nuevas tecnologías porque es un sector con mucho futuro, no contamina y además Cuenca tiene un gran potencial de creación de empleo si utilizamos la biomasa como combustible para calentar el agua de nuestros radiadores. Con la biomasa el agua caliente nos saldría más barata porque el petróleo es mucho más caro y escaso. Además tendríamos la satisfacción de utilizar una energía que no contamina y teniendo un comportamiento respetuoso con la sostenibilidad del medio ambiente. Cuenca tiene muchas posibilidades, lo que pasa que tenemos que ser capaces de identificar cuáles son las posibilidades de futuro y apostar por ellas y eso significa cambiar cosas y vencer algunas resistencias al cambio.

The following two tabs change content below.

Leave a Response