Periodista, actualmente mantiene el blog El Ojo Izquierdo en elpais.com y en la cadena SER, su último libro publicado ¿Para qué servimos los periodistas? (hoy), de la editorial Catarata, se presentó el pasado mes de abril en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, donde hablaron el mismo autor, actualmente columnista de El País y exdirector adjunto del mismo periódico, Javier Moreno, director de este diario, e Iñaki Gabilondo. En él explica lo necesario que resulta el papel del periodista actualmente, porque “una sociedad bien informada es una sociedad que se defiende mucho mejor ante los abusos, una sociedad informada es una sociedad que defiende mejor sus derechos”.
Nos encontramos con José María Izquierdo, el día 8 de mayo, en el Café Comercial, que en sus inicios fue elegido por poetas, pintores y novelistas como lugar para reuniones y tertulias. Un magnífico lugar para hablar de su nuevo libro, y del pasado, presente y futuro de los periodistas. Comienza hablando de la actual crisis que está devastando a la sociedad, sus palabras exigen que se produzca un gran cambio, reivindicando que una sociedad no pude y no debe vivir sin periodismo, sin estar informada.

Pregunta: Acabas de publicar el libro ¿Para qué servimos los periodistas? (hoy), entonces la primera pregunta sería esa, ¿Para qué servimos los periodistas en la actualidad?


Respuesta: Los periodistas servimos desde mi punto de vista para muchas cosas, ya sé que la tentación primera del libro es decir que no servimos para nada, pero no es así, los periodistas servimos en principio como algo tan sencillo como para contar a los demás las cosas que no son capaces de ver, que no pueden ver por razones por ejemplo situación geográfica, etc. Esto es, contarle a la gente las cosas que quiere saber. Pero además servimos para cosas distintas, servimos para contarles a los ciudadanos lo que los poderosos no quieren que se sepa, y servimos también a mi modo de ver algo muy importante, que es crear sociedad, somos un poco el cemento de la sociedad que sin los medios de comunicación, actuarían muy por separado, no tendrían relaciones entre ellos, nosotros yo creo que servimos para unir la masa, servimos para darle muchos conocimientos a mucha gente, para armarles de conocimiento frente a los que tienen un par de ellos, una sociedad informada es una sociedad que se defiende mucho mejor ante los abusos, una sociedad informada es una sociedad que defiende mejor sus derechos, el conocimiento es vital para ser humano, cuanto mejor sepas de todo, de todo, absolutamente de todo, mejor armado se está para defenderse de las agresiones de los poderosos. Así que yo creo que los periodistas servimos para mucho, y servimos entre otras cosas para dar sentido a una sociedad muy enloquecida, con un exceso de estímulos hacia el individuo, que yo creo que solamente alguien con la profesión aprendida puede llegar a entrever algo de ese magma, y de toda esa selva. En el libro cuento una frase de Shakespeare, Macbeth, que me ha gustado mucho siempre y que la he utilizado en muchas ocasiones y es esa de que “la vida es un cuento contado por un loco, lleno de ruido y de furia”, yo creo que es precisamente para que la vida no es esa cosa contada por un loco, es para eso que los periodistas aprendemos a jerarquizar y a saber que es lo importante, que no es lo importante, tenemos una función especial, pero tenemos en eso del ahora, por eso he incluido ese “Hoy” entre paréntesis, porque hoy se dan una serie de circunstancias, hoy se da por ejemplo el término que a mí me gusta mucho, que creo que lo invento un periodista belga, que se llama “infobesidad”, él lo llama “infobesidad”, bueno a mí me parece gracioso, porque así la “infobesidad” es una dolencia de la sociedad, es una pandemia de la sociedad del momento. El exceso de información, que es una “infobesidad”, es también una enfermedad de la sociedad, ahora mismo es una locura, el número de medios de comunicación, el número de web, de informaciones que te llegan por Twitter, Facebook, este disparate de números, son tan enormes los números que hace falta alguien que efectivamente te seleccione y te de indicaciones de por dónde ir, claro, tú eres libre de atender a unos o atender a otros, pero yo creo que es muy necesaria la labor del periodista en esa labor de seleccionar y jerarquizar en esa situación cuando te abruman esas que antes se llamaban las “nuevas” tecnologías y ahora eso parece una broma, llamar nuevo a Internet parece risible ¿no?, pero lo que vienen siendo las nuevas tecnologías, Internet y las redes sociales.

P: ¿Por qué incluye el adverbio tiempo? ¿Cómo crees que la labor del periodista ha ido cambiando, evolucionando con el tiempo?


R: Porque ha cambiado mucho, ha cambiado mucho para mantenerse en el fondo igual, los periodistas siempre hemos utilizado los últimos adelantos para servirnos de ellos, en este sentido los periodistas tenemos que aprender de las redes sociales todo lo bueno, debemos sacar de las redes sociales todo lo bueno, saber que un tweet llega remotamente a todo el mundo, como nunca hemos tenido oportunidad, quizás la radio. Pero también tenemos, como a lo largo de los años hemos ido experimentando muchas variaciones y hemos ido probando todas las modeladas que hemos ido teniendo, también tenemos que situar cada cosa en su sitio, y no volvernos locos con los buenos adelantos, un periodista de agencia sabe desde primeros del siglo XX, un periodista de agencia del año 1910 se pusiera delante de las oficinas tan bonitas que eran para escribir, para dictarlo luego por el telégrafo sabía que tenía que hacer un lead que no tuviera más de 100 palabras, que no tuviera incluso más de 50 palabras es algo muy similar a los 140 caracteres, pero el que en los años 30 hacía un boletín de radio, sabe que para hacer un buen noticiario la noticia no debe de tener más de 30 palabras, eso es lo que significa un tweet hoy, entonces los periodistas siempre hemos sabido transmitir en muy pocas palabras lo importante, siempre, no hemos necesitado que nazca Twitter para aprender a escribir en corto, así que está muy bien la existencia de Twitter, bienvenido sea, tiene unas ventajas sobre el resto de cosas, como el teléfono. La revolución de las comunicaciones es el teléfono móvil, es el Smartphone, esa es la revolución, junto con el Tablet, junto con la red, la red y Smartphone son las dos revoluciones, así que bienvenido sea el Twitter, pero no nos volvamos locos, escribir una cosa “brevita” para que todo el mundo lo sepa es lo que hemos hecho los periodistas desde que tenemos uso de razón , yo he trabajado 3 años en la agencia de noticias, en EFE, como corresponsal de EFE en Cuba, yo he tenido que pasar muchas crónicas naturalmente, he asistido a acontecimientos más o menos importantes, y lo que he hecho primeramente ha sido llamar por teléfono y pasar 20 palabras para un lead, lo que se llamaba algo urgente, y eso hace 50 años, es lo que hemos hecho los periodistas toda la vida, es decir, ahora no me va a enseñar nadie a escribir en 140 caracteres, o sea, lo he hecho yo hace 50 años, es que es muy ridículo este afán de inventar el universo cada día, casi todo está inventado, esto da una serie de circunstancias, esto es todas estas novedades que hay, pero además una situación económica determinada que ha variado mucho cual es la situación del profesional con las empresas, esto requiere también un poquito de atención, porque claro es una variación, por eso esta el “hoy” metido allí, porque hoy se junta lo que muchos llaman la “tormenta perfecta” entre la reconversión de los medios y la crisis económica, pero en el fondo, como me preguntabas, los periodistas hemos evolucionado mucho, hemos cambiado mucho, pero en el fondo seguimos haciendo lo mismo, y sobre todo debemos seguir haciendo lo mismo, que es informar, los periodistas tenemos que matar por una noticia, el periodista que no tenga un hormiguillo cuando de una noticia es que no es periodista, los periodistas no somos tertulianos, no somos opinadores, los periodistas somos sobre todo gente que da información, que informan a los demás, personas que buscan información para dársela a los demás, que busca la noticia, que la completa, que la documenta, eso es lo que somos los periodistas, eso da igual hacerlo en radio, o en televisión, en Internet o en paloma mensajera, da exactamente igual, la obligación de los periodistas es seguir haciendo lo mismo.

537843_442697455821451_1781704468_n

P: ¿Cree que actualmente existe en España una prensa libre, es decir, libertad de información y/o de expresión para los periodistas?


R: Sí, sí que lo creo, bastante libertad de información y bastante libertad de transmisión, creo que en eso vivimos una gran etapa, claro, siempre habrá limitación ¿no?, pero son limitaciones que se saltan fácilmente porque ahora las nuevas tecnologías os dan unas nuevas oportunidades que no teníamos nosotros, ahora mismo, cualquier chaval de 20 años puede hacer una página web, y en esa página web puede informar y puede opinar de lo que os dé la gana, qué más da la libertad de información, así que si no lo hace es porque no le da la gana, estará ocupado en otras cosas o porque… Pero hoy hay una libertad de lo nunca visto, insisto que muy forzada por la gente, pero también los medios más tradicionales y los medios de comunicación que todos conocemos, la televisión, radio, los periódicos también tienen un altísimo grado de libertad de información, ¿absoluto? Nada hay absoluto, las empresas tienen sus acondicionamientos, el estado aprieta, los bancos aprietan, la casa real aprieta, los gobiernos aprietan, todos los poderosos aprietan, y los medios de comunicación, unos más que otros, son más dóciles a esas insinuaciones, pero sin ninguna duda vivimos en una gran época de la comunicación, una gran ola de comunicación, nunca hemos sido tan libres, nunca, y nunca nos han dejado ser tan libres, y si no somos más es que somos incapaces de sacarle partido a esa libertad.

P: Ud. Trabaja actualmente en la prensa escrita, manteniendo el blog “El ojo izquierdo” en el periódico El País, ¿Piensa qué el periodismo de prensa tiene un futuro próspero, o al contrario, cada vez va a peor? (Basándonos en los cierres de periódicos, especialmente los regionales o locales).


R: Bueno actualmente no va bien, yo estuve como director de CNN, en prensa es donde más he trabajado como director adjunto de El País durante muchos años, y yo creo en la prensa escrita y creo que va a durar muchos años, más de lo que la gente cree, en papel, pero si desgraciadamente se acaba el papel, lo digo de verdad, los que nos hemos criado con el papel, yo empecé a hacer periodismo cuando tenía 17 años, hace 50 prácticamente yo trabajaba en una revista que se hacía con plomo, antes los periódicos se hacían con plomo, bueno, el primer trabajo que tuve fue escribir pero además de escribir tenía que cerrar la revista, nosotros hacíamos de todo antes, y otras cosas de las que hacíamos era ir al taller y del taller coger los bloques de plomo donde se habían hecho las líneas y con ese plomo, se volcaba y se hacía una prueba de página, claro, los que nacimos en aquella época, al periodismo a la imprenta, hemos trabajado el papel y el plomo con nuestras manos, o sea yo cortaba sobre el plomo, por eso es muy difícil para nosotros hacernos olvidar el papel, es muy difícil, pero yo en el libro lo digo, yo creo que no hay mayor experiencia más gratificante que leer el periódico en Internet, los que nos agarramos al papel, nos agarramos porque nos gusta, sin más, pero no decimos que es mejor que Internet, o por lo menos no deberíamos decirlo porque no lo es, el papel es enormemente más limitado que Internet, de entrada va un día después, pero es que además utiliza una tecnología del siglo XIX, utiliza unas máquinas pesadísimas, tienen que meterse los periódicos en los camiones que van por carreteras comarcales para llevar el periódico a cualquier pueblo, un disparate, mientras que Internet lo tienes en el momento, puedes comprobar los datos, puedes ir a ver si este dato está bien o está mal, puedes ver los antecedentes, ver las relaciones con otros temas, y si no es evidente que es más rico, el periódico de Internet son periódicos, es decir, son las mismas marcas. Por ahora el New York Times que es de los periódicos más importantes el que más está variando su estrategia de Internet intenta culminar el papel con la red, pero bueno, aunque dentro de 20 años solo haya red seguramente habrá New York Times, porque es una marca, una marca de referencia, porque tú vas a leer en esa marca porque te fías de ella, porque sabes que te va a dar calidad, porque sabes que ha contrastado la información , porque sabes que lo que vas a leer allí es la verdad, está comprobado, está dicho por profesionales, está hecho por gente que durante muchos años ha sabido dar información seria y rigurosa y por lo tanto crees en ellos, así que al final las grandes marcas o los grandes medios, sea en papel o sea en Internet, da igual que sea el New York Times, que Le Monde, que El País, seguirán existiendo. Y si yo al final no puedo escribir en un papel, escribiré en Internet, de hecho el blog va en Internet, no va en papel, me da igual, qué más da, lo que es importante es llegar al mayor número de lectores posibles, y no nos engañemos, los ultradefensores del papel que se han quedado en una etapa anterior no son conscientes de que la tirada del periódico, yo me fui de El País en el año 2005, para pasar a televisión a poner en marcha los informativos de Cuatro y para dirigirlos, en aquel año llegamos a tirar más de 400.000 ejemplares, hoy Internet tu abres El País y puede que tenga 11.000.000, 12.000.000, los periodistas nunca hemos tenido tanta audiencia como con Internet, Manuel Vicent, mayor que yo en edad, nunca ha tenido la oportunidad de llegar a tantos lectores como en Internet, porque puede llegar a los 11.000.000, 12.000.000, antes llegaba a los 400.000 de tirada, más otros que lo leían, lo que se llama el EGM, más tres o cuatro, o sea, multiplicar por tres o cuatro, esto es un milagro, ahora tu puedes llegar a 11.000.000, 12.000.000 de personas, es un sueño, es lo que queríamos los periodistas que nos leyeran el mayor número de personas. Así que yo en realidad lo que sería partidario es que siguieran existiendo las grandes cabeceras que creo que son las importantes, mayores medios para hacer mejor información, la cabecera de menor peso y me da igual que sea de Internet que sea en papel, igual me da. Sinceramente yo en el libro llevo digo que las afeitadoras eléctricas son mucho mejores que la maquinilla, y yo me sigo afeitando con maquinilla, porque me gusta, y porque me resulta un placer afeitarme con maquinilla, no discuto la eficacia de la maquinilla eléctrica, con los medios es igual, a mí me gusta el papel, me gusta desayunar leyendo el periódico en papel, pero soy consciente de que por la noche ya lo he leído.

521906_442697489154781_1098554030_n

P: La crisis periodística amenaza continuamente a los futuros profesionales, ¿Cree que podremos salir de ella de manera que no cambie el modo de ejercer ese “periodismo tradicional, es decir, que la prensa escrita, la radio, medios que se quedan anticuados ante la presencia de Internet, cierren para trasladarnos a una nueva era, la era de las nuevas tecnologías?


R: Es un poco lo mismo que te decía antes, a mí me da igual, el periódico se transformará, se hará en Internet o se hará en papel, me da igual, necesitará 150 personas para hacer el entablado, ¿tendrán los nuevos periodista que aprender a escribir de otra manera? Pues muy bien ¿y?, ya lo hemos hecho, durante muchos años, comenzamos a escribir en máquina de escribir y ahora lo hacemos en ordenador. En los años 80, para que te hagas una idea, en TVE se montaban los informativos de televisión en celuloide, como el cine antiguo, no pasa nada, ahora se hace todo digital los mismos periodistas, el periodista que tenga 30 años de profesión en TVE, se habrá ido a otra televisión, ha empezado con celuloide a pegar con una moviola, que se utilizaba para editar, tu cortabas y pegabas, ahora eso se hace digitalmente, aprendes una maquinaria nueva, pero en el fondo haces lo mismo, lo que estabas haciendo entonces. Así que bueno, si desaparece el papel y hay que hacerlo en Internet, insisto que tardará, no pasará nada en especial, lo seguiremos haciendo en Internet mientras podamos ejercer la misma profesión, no pasa nada, no me parece especialmente grave, eso no supone la desaparición del periodismo, implica la desaparición de maneras y de unas utilidades, pero no del periodismo.

P: ¿Piensas qué los periodistas del corazón están dando una visión negativa del trabajo real del periodista, es decir, crees que están manchando el nombre de “Periodismo”?
R: Bueno yo tengo una opinión muy negativa de los periodistas de lo que se llama del corazón, ellos mezclan diversas cosas y ha llegado un momento en el que nosotros, en el que la televisión ha llegado a llamar periodistas a cualquier cosa, al Matamoros, a lo de los Grandes Hermanos… Había una época en el que la prensa del corazón contaba las cosas de los famosos, esa es una prensa, que sin interesarme lo más mínimo, pero entiendo su función, es decir, yo entiendo que a la gente en su momento le pudiera interesar que le pasaba a Robert Redfor, aquí en España a alguien famoso, a los jugadores de futbol, Cristiano Ronaldo o a Isabel Pantoja, a Lola Flores o a Angelina Jolie en EE.UU. o a Brad Pitt, yo entiendo que la gente quiere saber cosas de los famosos, hasta allí lo entiendo, entiendo que se haga un periodismo de información sobre ese mundo, la revista americana, la Vanity Fair, incluso del corazón sobre espectáculos, y ese tipo de periodismo no me parece mal, me parece natural, a la gente le gusta saber si a los famosos que cantan o los famosos que juegan al fútbol hacen “no sé qué”, pues oye, es gente popular y la gente popular tiene gancho. Lo que no me parece bien es este tipo de periodismo que se ha creado ahora que llaman del corazón que es pura basura y pura bazofia, los “Salvames “y cosas de estas, que ni son periodistas ni tiene nada que ver con los periodistas ni tienen nada que ver con la información, es pura basura para tirar y para quemar en la plaza pública.

P: El periodista debe ser lo más objetivo posible al redactar una noticia, pero también es humano, y por tanto subjetivo, con tu experiencia, ¿Cómo el periodista puede dejar a un lado su lado subjetivo y llegar a ser neutral?


R: Bueno, vamos a ver, esta es una vieja discusión, es de las discusiones más viejas, no hay que tenerlo en cuenta, la famosa definición de José Bergamín de que el hombre es un sujeto, siempre da información subjetiva, no me pidas que sea un objeto ¿no?, porque soy un sujeto, no nos quedemos en definiciones filosóficas, en el ejercicio de la profesión requiere algo para todo de sentido común, el periodista sabe muy bien cuando está siendo honesto y cuando no, el periodista sabe que tiene que dar una serie de datos para que el lector saque sus conclusiones precisas, si no los da lo está haciendo mal independientemente de cual sea su “eso”, pero eso es cumplir una serie de normas, dar todos los datos que sepas o que busques para dar una información completa, y esa es su obligación dar una información completa, para eso no tienes que pensar mucho cuál es tu opinión sobre los temas, lo que tienes es que ejercitarte en esa labor, hay que pensar, en el periodismo siempre hay que pensar en los lectores, en los televidentes, en los oyentes, en los receptores de la información, no en otros, en los receptores de la información y les tienes que dar la información lo más completa que puedas y para eso tienes que conseguir el mayor número de datos y situar la información de la mejor manera posible, eso es lo que colma la mayor objetividad de todo, en buscar todos los datos y darle al lector, al oyente todos los datos sobre el tema que trates, todos. Fíjate que cuando te estoy hablando de darle todos los datos, si tu das información sobre desahucios, entre todos los datos es darle el que va a hacer el banco con ese piso, eso no es tomar una posición ideológica, eso es dar el dato, y dar todos los datos, y eso es lo que el periodista desde mi punto de vista tiene que hacer, contar que le van a embargar el piso a una familia determinada, contar quien es esa familia, contar porque le van a embargar, o desahuciar, si no ha pagado, cuál era la situación de esa familia cuando compró el piso, cuantos años hace que lo compró, quien es el dueño de ese piso, si es un privado, si es ejecución de un crédito o no es ejecución de un crédito, si es de un crédito de un banco hay que preguntar a los directores del banco que cuando se quede con el piso que es lo que van a hacer con él, bueno, le va a seguir cobrando un 18% a los que ha embargado, eso es delincuencia, es pura basura y además lo va a vender y lo va a vender por una cantidad de dinero que se lo va a quedar él, eso no es una parte de posición ante los bancos de izquierdas, no es una posición contra los bancos, eso no es verdad, es contar todos los datos, y eso es lo que tenemos que hacer los periodistas, contarlos todos y no quedarnos sin preguntar las cosas, tenemos que trabajar más y dar los marcos donde se produce lo que contamos. Eso es lo que yo creo que hace el periodista honesto, contar toda la información posible.

P: ¿Crees qué cada persona con su determinada ideología debería leer, escuchar y/o ver el medio de comunicación acorde con sus pensamientos, o debería ir más allá e incluir diarios o programas de radio o televisión contrarios a ella para así, de esta manera, ser conscientes de la información oculta que mantienen algunos medios?


R: Bueno yo creo que es imposible llevar un seguimiento total, si es bueno de vez en cuando saber lo que dicen los demás, como sabes “El Ojo Izquierdo” yo me dedico a eso, a la política, a la prensa de derechas, a la caverna, he hecho algún libro sobre eso las mil frases más feroces de la derecha de la caverna, yo creo que es bueno saber lo que se cuece allí si eres de izquierdas, o eres de centro porque no es una equivocación llegar allí, porque la gente cree que la prensa de derechas dice las mismas cosas o en el mismo tono que la prensa de centro o lo que aquí se llama prensa de izquierdas, que no hay prensa de izquierdas, y no es verdad, no es verdad, las cosas que dice El Faro de Vigo, El Correo de Bilbao, El Diario de Cádiz, La Verdad de Murcia, El Ideal de Granada, El Heraldo, El Periódico de Aragón, las cosas que dice esa prensa normal no es lo mismo ni lo dice de la misma manera que esa prensa madrileña, feroz y reaccionaria, absolutamente enloquecida, grosera, basta y en muchos de sus casos fascista como es La Razón, como es ABC, como es El Mundo y como es La Gaceta. Yo siempre hago el mismo ejercicio, porque me lo preguntan mucho en los sitios a los que voy, de los libros anteriores, me preguntan: ¿No se podría hacer un libro con Las mil frases más feroces de la izquierda? Y yo les digo siempre lo mismo, inténtelo, inténtenlo, o sea, si son capaces de encontrar una frase en cualquiera de los periódicos que te he citado, de El País al Heraldo, fíjate que amplitud ideológica hay allí en el que a Mariano Rajoy se le llame maricón, no tengo ningún inconveniente, a Zapatero en esta prensa que te estoy diciendo se le ha llamado de todo; a Rubalcaba yo tengo en el libro de Las mil frases más feroces de la derecha de la caverna, que recomendaría que le echaras un vistazo, yo lo repartí por bloques: hay 150 frases sobre Zapatero, 150 frases sobre Rubalcaba, pero hay otras 50 sobre gays por ejemplo, sobre la iglesia, en fin, las repartí, bueno y sobre lo que se dice sobre las mujeres y sobre los gays en esta prensa que no tiene comparación sobre lo que se dice en el resto, respecto a los suyos, por eso es bueno que se lea de vez en cuando, que se oiga de vez en cuando a la gente de la derecha de la caverna para que se vea cuál es el grado de indignidad que hay, porque la gente no se lo cree, la gente hasta que no lo lee no se lo cree, porque no tiene nada que ver con lo que lee en los suyos, el que está acostumbrado a leer El Heraldo de Aragón no puede entender que alguien escriba algo como Carlos Dávila en La Gaceta sobre Boris Izaguirre para decir que “es un abreculos al que hay que echar de España”, no se lo imaginan, ni se lo imaginan, pero de vez en cuando conviene saber lo que la derecha dice, lo que la prensa de referencia de la derecha está diciendo porque es la única manera con la que vas a entender qué es lo que está pasando, para saber las salvajadas que dicen sobre los homosexuales, y no hacen más que decir lo que están diciendo en la Cope todos los días, así que conviene de vez en cuando lo que están diciendo por el otro lado.

483477_442697482488115_2102790384_n

P: ¿Qué consejo les darías a los futuros periodistas que actualmente se están preparando y temen al futuro que les espera?


R: Que lo van a pasar muy mal si piensan que van a tener unas oportunidades de trabajo en el mundo laboral normal, lo van a pasar mal, en cualquier caso yo a los jóvenes les aconsejaría, a mí aconsejar no me gusta nada, pero si darles mi opinión sobre lo que debería hacer, los periodistas tenéis que desde mi opinión que interiorizar cual es la profesión y vuestra profesión es dar información, tenéis un campo enorme que es contar las cosas que no están contando los demás medios, las nuevas tecnologías os abren una cantidad de puertas que no teníamos antes, antes crear un periódico era imposible, ahora lo podéis crear entre cuatro estudiantes y no os cuesta un duro pero lo que tenéis que hacer es poneros a trabajar en ello, tenéis que aprender que lo que se espera en el futuro de los nuevos medios jóvenes es informar de lo que no están informando los demás, yo creo que os equivocáis si empezáis a hacer blogs, os equivocáis si pensáis que tenéis que opinar, ahora los periodistas no tienen ningún sentido si opinan, tenéis que informar, contar a la gente lo que no sabe, contarle a la gente lo que consideréis importante, pero contárselo, contarles, pero con nombres, con apellido y con los datos completos, hay un ejercicio que yo os aconsejaría que hicierais que es por ejemplo un desahucio, un desahucio de un banco, se ha escrito sobre los desahucios, se han hecho reportajes, no digo que no se hayan hecho, pero lo digo como ejercicio, cogeros ese desahucio desde el inicio de la compra del piso hasta el final, bueno, como es ese señor o señora que compró ese piso, cuáles eran sus circunstancias cuando fue al banco a pedir el crédito, donde trabajaba, cuanto cobraba, que familia tiene, donde vivía, que pidió de crédito y preguntar en el banco, que os costará más saberlo porque no os lo querrán contar que le ofrecieron, le ofrecieron un poquito más para que se comprara los muebles, le dijeron que le valoraban ellos el piso y le mandaron a su propia tasadora, una tasadora que venía con la idea de que era una tasadora independiente que les iba a decir cuánto valía el piso, que era mentira, era una tasadora del mismo banco y a partir de allí ver qué es lo que ha pasado con el banco y con él, con la familia, que va perdiendo el trabajo, va teniendo dificultades, si es Bankia no te voy a contar pero si es Caja Galicia no te voy a contar, y cuando se va a producir ese desahucio, cuando se produce ese desahucio el banco avisa a la familia y la familia busca dinero, luego llega el desahucio, no se echa la culpa a nadie y los echan a la puta calle, tienen que buscarse casa, ¿Y qué hace el banco con ese piso? Todo esto, en fin, que parece que te estoy contando una batallita, con esto te quiero decir que si queréis ser periodistas investigar primero, es sencillo eh, no es una labor de investigación en la que te vas a jugar la vida, ni de película, una labor de puro periodista, es preguntar, el periodista pregunta, son buenos periodistas cuando saben preguntar, y cuando preguntan interrogan por todo, o sea, preguntan por todo y se pregunta ¿Por qué coño esta esto aquí y no está allí?, tiene que preguntar todo, no tienes que saber de todo, el periodista no tiene que saber si el banco ha dado un 5 o un 3 de Euribor, lo que hay que hacer es preguntar porque daba eso y te dirá que el otro banco estaba dando un 3,5 y yo daba un 3,6 para atraer. Preguntar, no se tiene que saber ni tan siquiera qué es el Euribor, porque se pregunta ¿Y qué es el Euribor? Porque antes de sentarte a escribir tienes que saber, no te sientes nunca a escribir sin saber lo que vas a escribir, estoy harto de periodistas que hablan de cosas que no saben, cuando no sepas una cosa la preguntas, nadie te va a exigir que sepas, lo que te van a exigir es que cuando lo escribas, lo sepas. Así que para hacer toda esta historia que te he contado del desahucio has tenido que preguntar muchísimo y te has tenido que empapar de todo bien del desahucio y cuando te sientes a escribirlo, lo vas a escribir muy bien, pero como no hayas hecho un trabajo previo de todo esto vas a hacer una mierda, vas a hacer una cosa burocrática, una noticia burocrática. Así que los jóvenes tenéis que utilizar otra cosa magnífica que tiene Internet que es la falta de límites. Tú en prensa, en radio, en televisión hemos podido establecer límites, 18 líneas, 14 líneas, 62 líneas. Yo cuando escribo en la columna del periódico, en la cuarta página que escribo de vez en cuando, tengo a lo mejor 2400 caracteres, no puedo escribir más, perdona 1430 caracteres, y no puedo meter más, en Internet no tenéis ese problema, en Internet si no contáis bien un caso es porque no sabéis hacerlo, porque no tiene límite, porque no hay tope, porque se termina la página y a seguir leyendo, entonces si no lo hacéis bien es por vaguería o poca profesionalidad o por falta de conocimientos, pero lo tenéis todo en la mano, todos los instrumentos para buscar información, que no hemos tenido nunca nadie, con una tabletas tu llegas a todo, puedes averiguar de todo, aunque sea con un teléfono, y si no sabes la información eres un mal periodista. Todos estos temas se sacan fácil, se sacan trabajando, y eso es lo que tienen que hacer los periodistas, solo eso, no quiero que me digáis lo que pensáis sobre los desahucios, no me importa un carajo lo que penséis sobre los desahucios, no me importa nada, las opiniones os las dejáis en casa y se las decís a vuestros novios a vuestro papá y a vuestra mamá, yo quiero que me informéis y que se vea ese proceso, y que cuando hayáis terminado podáis decir: tú sabes que con este piso que se queda el banco va a hacer no sé qué y no sé cuántas, no lo que tú piensas, si no que le cuentes los datos, eso es lo que tienen que hacer los periodistas, eso, informar y contrastar noticias y hacer bien las entrevistas y entrevistar a gente y para hablar con la gente, con la gente de a pie, y para hacer reportajes de la gente de a pie, para hacer informaciones que no están haciendo los medios tradicionales y además insisto, podéis crear medios en Internet gratis, porque nosotros teníamos que pagar mucho por una revista, mucho dinero, y no podíamos hacerlo, vosotros podéis. Coño hacerlo y hacer saber a los medios que estáis dando información, ya veréis como alguien os lee y como alguien dice, coño, aquí hay periodistas, a lo mejor así encontrareis trabajo, pero si pensáis que vais a encontrar trabajo haciendo blogs y escribiendo artículos de opinión estáis perdidos.

P: ¿Está nuestra sociedad bien informada?


R: Yo creo que le falta información, sobre todo está demasiado enloquecida porque recibe información enloquecida, como eso de “lo he oído en televisión” o “lo he leído en Internet” son frases que… Si me dices lo he leído en La Gaceta en Internet, ya sabes quién es la fuente; lo he leído en El País en Internet, ya sabes quién es la fuente; lo he oído en Telecinco a Pepito Pérez, ya sabes quién es la fuente. Decir lo he leído o lo he oído es la demostración del drama que estamos pasando, es tal el volumen de información que llega a los oídos que estamos mal informados por exceso, la “infobesidad” que te decía antes, absolutamente sin saber qué es verdad o qué es mentira. Si tú ves Telecinco por ejemplo, llega un momento que ya no sabes que es un magazine o qué es un informativo. Cuando hay casos como por ejemplo Marta del Castillo, esto hoy en día es hablar sobre la misma información, ya que un llamado periodista, que vete tú a saber si es o no lo es, que va con el micrófono por allí que pregunta a la prima del sobrino de la tía del suegro de un vecino que pasaba por allí y esa dice ¡No! ¡Que yo lo vi que no sé qué! Y al final no se sabe quién te está dando la información, para informarte tienes que saber quién te da la información, en este momento te pierdes, no sabes quién te está dando la información, la gente no sabe valorar, da igual una web fascista, repugnante como Solo Motos o cosas de estas contándote cosas que son absolutamente mentira, con ninguna garantía, a un periódico no le pasa.

P: ¿Qué tácticas son las utilizadas por los “poderosos” para mantener a la sociedad desinformada en los abusos e injusticias que la persiguen día a día?


R: Todas, los poderosos utilizan todas las tácticas desde las más sutiles y las más sencillas que es sobre todo no informarte, la desinformación, que es uno de los factores de riesgo, desde ocultarte la información hasta si se trata del más poderoso, el asesinarte, los poderosos se sirven de todas las tácticas para silenciarte, a ellos les da igual que yo sepa, lo que los poderosos no quieren es que la gente sepa no que yo sepa, y hay de todo, los civilizados utilizan métodos civilizados y en países no civilizados te pegan un tiro en la nuca, sin más, pero… Se sirven de todo comprarte, pagarte, comprar al dueño, engañarte, darte préstamos, se sirven de todo.

P: Ante una sobredosis de información que percibe el ciudadano, ¿Cómo piensas que debería evolucionar el periodista para así vender información de calidad frente a la información “basura” percibida en la sociedad?


R: Seleccionar y jerarquizar, la labor del periodista es jerarquizar las ideas, cuando un periodista de verdad se plantea a las siete de la tarde la página principal del día siguiente, una de las labores, desde mi punto de vista, más bonitas y más interesantes, pero no es lo mismo en un telediario desde las nueve y decir bueno, a las seis de la tarde se reúne con su equipo y dice contadme que es lo importante, todos los días tienes miles de noticias, la gente cree cuando coge el periódico que esas son todas las noticias que han llegado, pero no es así, en un informativo de radio, de televisión, de Internet tú has seleccionado las cosas que han salido ese día y es eso, elegir, seleccionar y jerarquizar, esto es lo importante, esto no lo es, y esa es la labor de los periodistas.

P: En el libro utilizas la ironía y aportas también un enfoque positivo, ¿Eres en realidad positivo ante el futuro que le espera al periodismo?

R: Si, si porque como te digo la sociedad necesita estar informada, no veo un futuro sin periodismo, no lo veo, será escrito, en Internet, da igual, pero existirá, la crisis que hay actualmente no es solo del periodismo, es en todo, y la pasaremos, pronto, tarde, pues depende como te digo de los poderosos, pero el periodismo es necesario y es necesario para que haya una sociedad libre. Y lo que nos importa a los periodistas es escribir, y redactar noticias, da igual el medio, me da igual mientras hagamos lo que sabemos hacer, e investigar, seleccionar, jerarquizar, e informar a la gente de lo que no saben y tienen que saber. Sí, estoy seguro de que el periodismo es necesario y lo seguiremos haciendo como hasta ahora, en papel, en Internet… Da igual, lo seguiremos haciendo.

73360_442158195875377_8689085_n

P: ¿Qué opina que un periodista no cuente toda la verdad por la presión ejercida de alguien que quiere que no se sepa la realidad?


R: El periodista sirve para contar lo que sabe, investigar sobre lo que sabe, redactarlo y dárselo a la gente, darle la información, contrastada, con todos los datos, todos, y datos reales, pero como te decía antes en los países civilizados usan métodos civilizados para silenciar al periodista, y en los que no están civilizados te pegan un tiro y te callan. Pero aquí en España eso no pasa, entonces, si el periodista sabe datos de un político corrupto que los dé, y los dé bien, habiendo investigado, habiendo tenido que preguntar, por todo, preguntar por todo, y cuando se siente a escribir la noticia lo hará bien, y lo hará bien simplemente porque tendrá todos los datos y no le podrán decir esto es mentira, esto o lo otro, porque tendrá seguridad de que está contando la verdad. Y la gente es eso lo que quiere saber, lo que no se cuenta en los medios de comunicación, y eso es lo que busca, información de calidad, datos de calidad e investigada por periodistas, contrastada por periodistas, y que detrás de esa noticia haya un trabajo previo, porque si no lo hay esa noticia no sirve de nada, y no sirve de nada porque yo no quiero la opinión de un periodista, no quiero saber que piensa el periodista de los desahucios, de la crisis, no me importa, quiero saber los datos de porque se ha producido ese desahucio, de quien era la familia, que trabajo tenían, los datos del banco, lo que te he dicho, datos, y más datos, no lo que piensan, que no me importa nada. Y como te decía en España hay libertad de información, y hay más libertad que nunca, utilizarla, utilizarla bien investigando e informando, que tenéis muchos medios para hacerlo, muchos, y así es como se empieza.

P: Por último, y generalizando un poco toda la entrevista hecha hasta ahora, ¿Es Internet la muerte de nuestra profesión?


R: No, no, no… Internet es la suerte de nuestra profesión, Internet nos proporciona una capacidad de trabajo que antes no se tenía, Internet nos ha abierto las puertas al mundo donde el periodista informa como nunca lo ha hecho jamás. No, Internet es una bendición del señor si yo fuera creyente. Bienvenido sea Internet, como el motor que fue la muerte de los caballos, sí, seguramente, pero fue el nacimiento de las comunicaciones. Internet es la solución, claro pero con control, hay que aprender a manejarlas para que no te tomen el pelo, a despreciar lo malo que hay dentro y a apreciar lo bueno que hay dentro

(Fotografías cedidas por la editorial Catarata)

The following two tabs change content below.

Leave a Response