El Club Deportivo Puerta del Vino tiene como fin promover la práctica deportiva entre las personas con discapacidad intelectual de Valdepeñas y su comarca.

La Asociación de Familiares y Amigos del Discapacitado de Valdepeñas (AFAD) lleva 30 años trabajando con y para las personas con discapacidad y sus familiares. Su misión, según reza su web, es contribuir a que estas personas tengan un mayor bienestar en sus vidas. Uno de los puntos en los que se apoya esta asociación es en el deporte y por esta razón nació el Club Deportivo Puerta del Vino. Dicho club tiene como fin promover la práctica deportiva entre las personas con discapacidad intelectual de Valdepeñas y su comarca.

La realización de cualquier deporte, sea cual sea éste, ofrece a todas las personas, independientemente de su discapacidad, unos hábitos saludables y una formación deportiva necesaria para sentirnos bien con nosotros mismos. Además, el deporte también sirve para que personas con capacidades diferentes se integren en nuestra sociedad de la manera más normalizada posible para mejorar, de esta forma, su calidad de vida.

El Club Deportivo Puerta del Vino cuenta con un total de 20 componentes divididos, principalmente, en dos deportes: fútbol sala y gimnasia rítmica. En fútbol sala, el club cuenta con catorce jugadores, entre los que se incluye una chica, mientras que en gimnasia rítmica participan seis chicas. Aunque el club esté enfocado a personas con discapacidad, el coordinador del equipo, David Sevilla, hace hincapié en que “actualmente hay gente que no tiene ningún tipo de discapacidad y que entrena y participa con nosotros”.

Como cualquier otro equipo, los chicos y chicas de AFAD entrenan para practicar e interiorizar las jugadas o los bailes característicos de cada deporte, puesto que también suelen practicar balonmano y petanca.  Los entrenamientos los realizan los domingos fuera del horario del centro de la Asociación y lo hacen porque, según Sevilla, “desde AFAD pensamos que porqué no podían hacer deporte nuestros chicos donde todo el mundo hace deporte”.

La entrenadora del equipo de fútbol sala, Yolanda Díaz, afirma que ella no suele adaptar los ejercicios a las capacidades físicas y motoras de sus pupilos, puesto que éstos no tienen ningún tipo de limitación en dichos aspectos. Lo que sí adapta Díaz es el ritmo de los entrenos. “Dependiendo de lo que nos toque entrenar preparamos unas actividades específicas. Normalmente, en fútbol sala nos centramos en el toque de balón y en la carrera a través de juegos. Esto se hace para que se diviertan y para que aguanten el partido”.

<emb1263|center>

“Yolanda nos hace correr y eso me gusta.  Ella es buena entrenadora y por eso vamos progresando poco a poco” asegura uno de los componentes del Club Deportivo Puerta del Vino, Vicente Calvillo Martínez.

{{Competiciones}}

El deporte destinado a personas discapacitadas se divide en tres niveles, A1, A2 y A3, dependiendo de los apoyos que cada persona necesite. En el caso del Club Deportivo Puerta del Vino, casi todos sus deportistas están en la categoría A2. En ésta se incluye a las personas que son autónomas en sus movimientos y en tomar sus propias decisiones.

El coordinador del club aclara que los reglamentos de las competiciones se adaptan a las necesidades de las personas con capacidades diferentes. “En el caso del fútbol sala, por poner un ejemplo, el saque de banda, que normalmente se hace a pie parado, ellos lo pueden hacer con la mano o se alarga el tiempo que el portero puede tener retenido el balón”.

El jugador del C.D. Puerta del Vino, Ángel Tomás Mota Garrido, sostiene que “en las competiciones me lo paso muy bien porque, aunque lo importante es participar, también ganamos”. Por su parte, otro de los componentes del equipo, Vicente Calvillo, apunta que “el juego en equipo hay que mejorarlo porque jugamos mucho de manera individual y nos tenemos que pasar más el balón. Aún así, somos un equipo competitivo”.

<emb1261|center>

{{Actividades}}

A parte de los entrenamientos y las competiciones, el C.D. Puerta del Vino realiza a lo largo del año todo tipo de actividades en las que sus componentes participan activamente. Un ejemplo de ello lo encontramos en las actividades deportivas que oferta la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual de Castilla-La Mancha (FECAM), federación a la que pertenece el club. Atletismo, baloncesto, petanca o tenis de mesa son algunos de los deportes que FECAM organiza para los diferentes clubs de la región.

Aunque los valdepeñeros no entrenen alguno de los deportes anteriormente nombrados, sí que participan en ellos porque, como argumenta su coordinador, “nosotros no nos basamos en los resultados. Si fuera así creo que no haríamos nada”.

Además de participar en las actividades de FECAM, el club también está presente en diferentes eventos deportivos de la localidad ciudadrealeña de Valdepeñas con el fin de integrar a la gente con discapacidad intelectual en la sociedad.

Uno de los encargados de hacer partícipes a los chicos y chicas del Puerta del Vino de una parte de sus eventos es el Ayuntamiento de Valdepeñas. Éste se pone en contacto con AFAD y les ofrece la posibilidad de participar en sus actividades. “Yo creo que mayor integración que eso no hay” afirma David Sevilla al respecto. Pero no solo el Ayuntamiento se pone en contacto con la Asociación, sino que diferentes clubs, asociaciones o escuelas tienen en consideración al C.D. Puerta del Vino, y a la gente de AFAD en general, a la hora de organizar cualquier evento.

<emb1262|center>

Sin ir más lejos, el club participó en la última edición del Campeonato Base de Fútbol Sala “Quijote Futsal Cracks” disputando un partido amistoso, entre las dos finales del torneo, contra el Club Deportivo Correcaminos de Tomelloso.

“El vernos en un evento deportivo tan normalizado o cualquier otro tipo de evento es el mejor escaparate que podemos conseguir ahora mismo en la sociedad. Que la gente vaya a ver un partido de fútbol sala y se encuentre con personas con discapacidad que perfectamente pueden jugar y que dan espectáculo, es la mejor forma de vender el producto, de vendernos a nosotros como personas y como colectivo. Pensamos que el ocio y el deporte son el mejor escaparate y la mejor forma para que la gente nos conozca” afirma el coordinador del club, David Sevilla.

Los chicos y chicas del C.D. Puerta del Vino no conocen el límite. Dentro de sus posibilidades dan el máximo en cada acción y en cada movimiento. La entrega y la dedicación son admirables y por esta razón el club valdepeñero, y en concreto la Asociación de Familiares y Amigos del Discapacitado de Valdepeñas, son el mejor ejemplo de integración de personas discapacitadas en la sociedad actual.

Verles sonreír y divertirse mientras entrenan o enrabietarse cuando algo no les sale durante un partido son la mejor manera de saber que sus vidas están totalmente normalizadas. En palabras de la entrenadora, Yolanda Díaz, “¡son unos máquinas!”.

En definitiva, el deporte, como terapia y como vía para la integración, es la mejor medicina que, tanto a las personas discapacitadas como al resto de la sociedad, nos valdría para curarnos de todos nuestros males.

<emb1265|center>

The following two tabs change content below.

Leave a Response