La vendimia es esa época crucial en la elaboración de un buen vino. Y es que, la recogida de una buena cosecha garantiza buenos caldos de temporada. La vendimia nocturna está presente a lo largo de toda la geografía española, pero en Castilla La Mancha, brilla por su calidad.

Las variedades de uva son múltiples, la mayoría de corte blanco, pese a que encontramos de forma excepcional variedades de tinto en algunas bodegas castellano manchegas, como las situadas en la localidad ciudadrealeña de Tomelloso.

Este es el caso de la Cooperativa ‘Virgen de las Viñas’, la bodega y almazara más grande de toda Europa, desde donde uno de sus técnicos, Ángel Álvarez, nos cuenta que esta modalidad de vendimia, la nocturna, consiste en la recolección de la uva durante la noche, de manera que entre las 6 y las 12 de la mañana entre la uva en la bodega.

La diferencia con respecto a la vendimia tradicional es «el horario y tiene la ventaja de que la uva entra más fría en la bodega, lo que ayuda a controlar mejor la temperatura de fermentación y además a conservar aromas primarios”. Es necesario saber, aunque por lógica se pueda imaginar, que la vendimia nocturna se realiza única y exclusivamente con la ayuda de soportes mecanizados, ya que, a un trabajador le resultaría difícil por no decir imposible, vendimiar por la noche sin la correcta y adecuada iluminación.

Variedades, precios y características

Entre las características que debe presentar la uva para poder recolectarse durante la noche, es necesario, en palabras de Álvarez, que tenga un correcto estado sanitario y un estado de maduración óptimo. Esto implica que las variedades de uva que admiten esta modalidad de vendimia sean los varietales blancos como Chardonnay, Souvignon Blanc, Macabeo, Verdejo, Moscatel o Viognier.

Con esta última, que apenas acaba de terminar, son cuatro ya las campañas de vendimia que la Cooperativa más grande del continente europeo, que podemos visitar en Tomelloso, lleva realizando la vendimia nocturna. Y es que el principal motivo que les llevó a desarrollar dicha modalidad, fue el hecho de que se trata de una técnica que permite un mayor ahorro energético, acompañado de un aumento del aroma y frutado en vinos jóvenes.

En cuanto a los precios del producto, se aprecia una subida de aquel producto que se ha recolectado por la noche en lugar de por el día. Desde las bodegas, nos reconocen que el producto de vendimia nocturna no tiene por qué ser más caro que cualquier otro sólo por el hecho de recolectarse en otro horario, sino que es un precio que depende únicamente del mercado, y añaden que no todos los años existe la misma demanda de un mismo producto. En este sentido, el precio de vino depende del mercado. Destacamos en palabras de Álvarez, que normalmente sí tiene mejor salida, dado que se trata de vinos con “más fruta” y se venden mejor.

¿Existe mucha diferencia en el grado en ambas modalidades?

la respuesta es negativa, pues el grado de alcohol lo da la uva, y no el hecho de que se recolecte a unas horas o a otras de la jornada laboral. Retour ligne automatique
El vendimiador de varietales, Pablo Ortiz afirma que «esta modalidad se realiza con el fin de que las uvas lleguen más frescas a la bodega». Se trata de un requisito que las bodegas les llevan exigiendo ya unos años, pues según los enólogos, se elaboran mejor los caldos.

Desde el pasado 14 de agosto, lleva este agricultor trabajando nocturnamente sus 210 hectáreas de varietales de souvignon blanc, cabernet, sirac o merló, aunque afirma reconocer, eso sí, que a veces, es necesario suministrar mitosulfitos a la uva para que no fermente antes de tiempo y, de esta manera, lleguen en perfecto estado a la bodega.

Hablamos de una técnica “moderna”, pero lo suficientemente asentada, pues Pablo asegura llevar realizando la recolección de noche de sus varietales casi una década. En este sentido, fueron pioneros, pues ahora en la actualidad y con las reestructuraciones del sector, cada vez son más las cooperativas que admiten este tipo de vendimia, pero antaño no era así, no resultaba fácil ni tenía cuenta vendimiar por la noche. Hoy en día, casi todas las cooperativas de la región vienen realizando esta modalidad, aunque, según el trabajador, en Tomelloso está más arraigada que en otros municipios de la provincia, como por ejemplo en Socuéllamos.

El plazo que las cooperativas imponen a las cuadrillas de la comarca para entregar el producto es muy estricto, “Las uvas no pueden entrar en la bodega más tarde de la una del mediodía, pues el producto se echa a perder debido a las altas temperaturas, que afectan a sus propiedades”, resaltaba Pablo Ortiz.

No solo en Tomelloso…

Lo cierto es que la vendimia nocturna no es una práctica muy extendida, pese a que con ella se consiga que la uva entre a la bodega en condiciones óptimas para su vinificación, ya decíamos anteriormente que la Cooperativa tomellosera tan sólo ha realizado esta modalidad durante cuatro campañas. Este año, las producciones han sido inferiores a causa de las severas temperaturas y el escaso aporte hídrico del invierno y la primavera. La Consejería de Agricultura habla de cerca de un 15 y 20% menos de cosecha con respecto a años anteriores.Retour ligne automatique
Aun así, las bodegas castellano manchegas apuestan por esta nueva práctica que poco a poco se está consolidando, no solo porque se consigue un producto de mayor calidad, sino porque supone una ventaja evidente para el trabajador que deja de verse obligado a soportar temperaturas superiores a los 30 grados durante el día.

Con la luna y las estrellas de testigo, la maquina vendimiadora comienza a cosechar y a almacenar existencias en su interior, iluminando parte del terreno a los trabajadores. Una estampa que refleja una dura técnica que parece más llevadera cuando el tiempo acompaña, pues se trata de temperaturas más suaves y menos agresivas para producir caldos de calidad.Retour ligne automatique
En la localidad toledana de Villacañas, se sitúa Bodegas Vihucas, que cada año intenta acercar esta técnica al ciudadano y expandirla de forma original a través de la fiesta nocturna de la vendimia, que este año ha alcanzado su tercera edición. Una bodega especializada en vendimia nocturna desde hace dieciséis años.

Esta celebración bienal se celebra al finalizar la temporada de recogida de uva nocturna, permitiendo a los asistentes conocer in situ en proceso de recogida de uva a mano, realizada de noche. De esta forma, abrieron sus puertas del 8 al 9 de septiembre en un evento cargado de arte, diálogo y cultura en torno a los viñedos de la comarca. Un escaparate vinícola que trata de convertir una noche de vendimia nocturna en una exhibición.

Grupos de treinta personas pudieron palpar, cortar e incluso degustar los racimos de uva, en un ambiente distendido al ritmo de Jazz de la mano de los conjuntos musicales Jeremías Tejera y The Swintet de Santiago de la Muela.

Así nos lo contaba, Mariangeles Huertas, una de las dueñas de la bodega, que asegura que hace dieciséis años que recogen la uva de noche en cajas de fruta de 18 kg, consiguiendo que la uva esté fresca y no se rompa hasta que llegue a bodega. Afirma además, que utilizan “cuatro potentes focos que se van moviendo según avanza la cuadrilla. Al principio utilizábamos linternas frontales (de minero) pero técnicamente era muy incómodo”.

Su cultivo principal es el merlot que suele ser la primera en madurar, mientras que el tempranillo y graciano son los últimos en madurar. “Este año el merlot y el tempranillo los acabamos de vendimiar en agosto, y el graciano la primera quincena de septiembre” aseguraba Mariángeles.

De esta forma, la vendimia nocturna también llega a comunidades como la de Castilla y León, concretamente la Denominación de Origen Rueda; Es una de las bodegas que fueron pioneras en esta práctica nocturna, desde donde cuentan que la vendimia a máquina supone un importante aumento de la calidad, ya que, de este modo, la recolección se realiza más rápidamente, lo que otorga tiempo al trabajador y a la bodega en sí para la elaboración de un vino, con temperaturas frescas y siempre en el momento idóneo. En la DO Rueda, casi el 90% de las variedades blancas y el 100% de la Sauvignon Blanc, están siendo susceptibles de ser vendimiadas a máquina debido a los óptimos resultados que se barajan de esta recolección. Según afirman desde la DO Rueda, “otro factor clave en esta calidad son los grandes contrastes de temperatura”, pues se están registrando en las últimas fechas, unos 20 grados de diferencia entre el día y la noche, un contraste que “realza los aromas y cualidades organolépticas de la uva, lo que junto con la rapidez de la entrega en la bodega ayuda a resalta la singularidad de nuestros vinos”, añaden.

Leave a Response