David Segovia // Fuente: Paola Rojas
David Segovia // Fuente: Paola Rojas

David Segovia Llanos es el coordinador del programa ESPACU (español en Cuenca). Encargado de gestionar todo lo relacionado con el programa y estar en contacto con las universidades y alumnos extranjeros correspondientes. Lleva más de cinco año a la cabeza del programa ESPACU, tanto en el curso intensivo (realizado solo en los meses de verano) como en el curso anual de aprendizaje de la lengua y cultura española. Otro año más está a la cabeza del curso anual de aprendizaje de lengua y cultura español para extranjeros. Alrededor de 30 alumnos procedentes de Taiwán son quienes forman el grupo para este curso 2014. Este programa anual va destinado a alumnos que quieren aprender, o mejorar, su nivel de español. En principio la gran mayoría de alumnos que vienen son alumnos de Taiwán que, tras dos años de estudiar licenciatura o español, vienen a cursar a Cuenca su tercer año de lengua española.

P: ¿Qué hizo falta para poner en marcha el programa? ¿Cuáles fueron los primeros pasos?

R: El programa surgió hace seis años. Empezamos con los cursos de verano y a raíz de éstos propuse intentar lanzar un curso anual de lengua y cultura española. Claro, es complicado la primera vez que lo sacas porque no sabes quién confiará en el proyecto. Hice la propuesta a varias universidades de Taiwán con las que ya había establecido contacto y de las cuales algunos alumnos habían venido en verano para proponerles esta opción. Con lo cual, el primer curso (ahora vamos a empezar la cuarta promoción) lo lanzamos con diez alumnos de una universidad de Taiwán.

En este programa hay una gran presencia de alumnos procedentes de Taiwán, ¿hay alguna razón en concreto?

Bueno, este año en el curso de verano ha cambiado la tendencia. El año pasado tuvimos setenta taiwaneses y menos estudiantes de otros países como Estados Unidos. Este año ha cambiado, hemos tenido incluso más alumnos americanos y bastantes Uzbekos en comparación con Taiwán. El primer mercado que hemos visitado para montar el programa, porque esto es lento y se hace de un año para otro, fue Taiwán con lo cual confiaron en nosotros y desde entonces siguen viniendo. Estamos intentando abrir mercado con otras universidades, con otros países pero es complejo ya que Cuenca es una ciudad bastante desconocida en el mundo, no tienen un sello de marca como tienen otras ciudades como Toledo, Granada o Salamanca. Pero poco a poco vamos sumando esfuerzos para que vengan de otras instituciones y países.

¿Qué apoyo económico e institucional recibe el programa?

Apoyo económico ninguno. El programa se mantiene por los propios alumnos que vienen. Respecto al apoyo institucional sí tenemos y bastante, en cuanto a la cobertura de los cursos, el apoyo logístico que ofrece, los varios servicios de vicerrectorado, aulas, informático…etc.

Existen dos tipos de programas de aprendizaje de español, el intensivo que es en verano tanto en Cuenca como Toledo, y el anual. ¿Este último solo tiene lugar en Cuenca?

También hay curso anual en Toledo, pero tiene otras características, es un tipo de curso diferente. Cada curso tiene sus propias pautas.

¿Los alumnos que vienen se alojan en residencias o con familias?

Pues mira, normalmente, los primeros años la mayoría de alumnos del curso anual, por diferentes circunstancias, siempre se han ido a residencias. Pero en los últimos años ha habido algunas cosas que no les han gustado, no les han encajado. Por ello hemos decidido desde el programa sacar la opción de alojarse en familias, algo que se hacía en los cursos de verano y que funciona muy bien desde hace tres años. Por lo tanto también la hemos ofrecido para el curso anual y este año tenemos varios alumnos en esta opción.

¿Crees que la Universidad de Castilla La Mancha oferta suficientes programas/actividades que favorezcan el intercambio cultural a nivel internacional?

Desde el Vicerrectorado de Relaciones Internacionales yo creo que se quiere dar apoyo, cobertura y estrechar relaciones con otras instituciones y programas internacionales. Luego también depende de las personas que lo lleven en cada departamento y programa. Pero desde arriba sí hay apoyo para que estos programas sigan adelante.

¿Cómo se difunde el programa?

Hubo un viaje promocional en el primer año. Fui con un profesor a Taiwán y a raíz de eso fue cuando vinculamos e hicimos los acuerdos y a partir de entonces fue cuando empezaron a venir lo alumnos de Taiwán. Desde entonces no se ha vuelto a realizar desde el programa de español ningún viaje promocional, con lo cual la difusión se hace a través de correos en los que se envían los programas, presupuestos…etc. Intentamos hacer cosas con universidades de otros países y algunas ya han llegado a venir durante el verano, pero no al anual.

¿Hay algún tipo de becas para los alumnos?

Para los alumnos de Taiwán concretamente estamos intentando promover que vengan alumnos de estas instituciones. Proponiendo este año por primera vez, más que una beca, y de manera promocional, que si venían veinticinco alumnos, uno de ellos, tendría la parte académica (el coste de la matrícula) de forma gratuita. El resto de gastos, tanto el alojamiento como la cobertura médica (la cual tenemos que hacer desde el programa) y la gestión de la matrícula correrían por su cuenta.

Por último, ¿con qué frase o palabra describirías este programa anual de aprendizaje de español para extranjeros?

Definiría este programa como un programa diferente, novedoso en cuanto a lo que se hace en otros sitios con el español, no solo por la parte de la lengua, sino por todo el intenso programa de actividades culturales que hacemos con los alumnos. Sobre todo resaltar la atención personalizada y medida, que es difícil pero es fundamental y se aprecia.

The following two tabs change content below.

Leave a Response